28 de enero de 2010

TV GUIDE: JOHN LOCKE ES LA CLAVE

Actualizamos esta entrada con la traducción del artículo extraído de la revista TV Guide, sobre el personaje de John Locke.


Entrad con cuidado, corréis riesgo de spoileraros.





Estamos a punto de vivir un magnífico giro de los acontecimientos en la última season premiere de Lost, en el que están involucrados John Locke (que en realidad es otra persona), Ben Linus (que antes fue Henry Gale) y el Humo Negro (que pronto sabremos quién es). La nube de secretismo que envuelve a esta alucinante escena es tan densa como el viejo Smokey mismo.

"Puedo contarte esto", admite el productor ejecutivo Bryan Burk sobre la gran revelación: "encontré a mi asistente, al que le encantan las sorpresas, escuchando una conversación telefónica cuando estábamos trabajando en la premiere, y literalmente gritó '¡Jesús!' cuando se enteró". Es sólo el último giro que concierne a uno de los personajes que más transformaciones ha sufrido a lo largo de la serie.

Cuando se estrelló en la Isla en 2004, John Locke era un triste hombre que había sido rechazado por el amor de su vida y al que su sádico padre había robado un riñón después de dejarlo en una silla de ruedas al empujarlo por la ventana de un octavo piso. Los misteriosos poderes curativos de la Isla restauraron sus piernas, pero no tardó mucho en abandonarla y en morir asesinado a manos de Ben. ¿Quién es el John Locke que camina por la Isla?

La identidad real de ese hombre sigue siendo un misterio incluso para su intérprete, Terry O'Quinn. "Todavía no lo sé responder", dice el actor de 57 años, en un parón del rodaje que dedica a jugar a golf al lado de su casa en Oahu. "Hacer ese papel ha sido un acto puro de fe. Sigues adelante asumiendo que habrá algo importante cuando llegues al final". Ahora, con más de la mitad de la 6ª temporada rodada, O'Quinn puede responder algunas preguntas.

"Aparentemente soy una encarnación que ha tomado la cara de John, su cuerpo, su voz y sus doloridas rodillas", comenta. "Está en una misión y es una presencia oscura, casi como el diablo. Cuanto más saben los demás de él, más miedo inspira". Los detalles sobre la trama de O'Quinn en la sexta se siguen manteniendo ocultos, aunque conocemos algunos: se reunirá en la premire con su compañero isleño Boone (Ian Somerhalder) y, varios episodios más tarde, aparecerá en una casa con su antigua compañera Helen (Katey Sagal). "El John que interpreto con ella es diferente", dice O'Quinn.

Desde el principio, O'Quinn eligió apartarse del resto de compañeros, manteniéndose lo más alejado posible del escenario de 'Perdidos'. Pero ahora que se acerca el rodaje del último episodio, está pasando mucho tiempo con los amigos que ha hecho aquí. "No socializo mucho", dice O'Quinn, cuya mujer, Lori, e hijos, Oliver (28) y Hunter (26), escogieron quedarse a vivir en Maryland. "He dado muchos paseos con Michael (Emerson), he estado con Josh (Holloway) y he salido a comer con Yunjin (Kim). Es sorprendente que esté intentando mantener el contacto con muchas de estas personas".

O'Quinn rechaza abandonar la esperanza de que un amigo especial reaparezca antes de que acabe la serie. "Teniendo en cuenta que esto es Lost", admite, "hasta que rodemos la última escena, no estaré convencido de que el viejo John Locke no vuelve". Y sólo hay un misterio que exige responder en la última temporada: "¿Qué es la Isla? Eso debe ser respondido. No me importa quiéen vive, quién muere, quién es feliz y quién no. ¿Para qué ha servido todo esto? No veo nada más importante que eso".

Gracias a Todo Series