29 de enero de 2010

LOS ACTORES DE 'PERDIDOS' SE PREPARAN PARA EL FINAL



Shhhhhhh. La sexta y última temporada de 'Perdidos' se rueda aquí. Y el nivel de secretismo haría sentir orgullosos a los fundadores de Dharma Initiative.

Los productores han guardado silencio en lo referente a los detalles de la épica aventura de la ABC, la cual comienza su última andadura con una premiere de dos horas el próximo martes 2 de febrero. Esperan mostrar nuevas sorpresas a esta dedicada audiencia ya hipnotizada por los giros de la historia de los supervivientes del vuelo 815 en una extraña isla.

"Estamos en silencio total", dice el productor Carlton Cuse. "Queremos que la audiencia llegue fresca a la premiere".

USA Today visitaron el set de "Lost" en un área tropical rodeada por unas montañas neblinosas muy familiares, sin embargo, los detalles jugosos deben ser guardados en el Cono del Silencio. En montones de entrevistas aquí y allá, los actores han hablado del posoble viaje de una impactante serie aclamada por la crítica, que ha abrazado la mecánica cuántica, triángulos románticos, flashbacks y flashforwards, un mosntruo en forma de humo y un proyecto de investigación isleña llamado Dharma. [Continúa tras el salto. Cuidado, contiene spoilers].








"Cuando pienso sobre la premisa de esta serie y en lo que ha hecho, había muchos modos en los que podría haber explotado en nuestras narices", dice Matthew Fox, que interpreta al héroe penitente, Jack. "Lo que han hecho con ello, tan grande y el objetivo de la serie, me ha impresionado mucho. Siempre espero leer el siguiente guión, y este año hay un ansia mayor porque nos movemos hacia el final, y mucho será revelado".

Cuando los espectadores vieron "Lost" por última vez en mayo, parecía que todo había explotado, cuando los esfuerzos de Juliet (Elizabeth Mitchell) por detonar una bomba nuclear hicieron terminar la temporada con un flash de luz blanca. El plan de Jack de explotar el dispositivo podría haber evitado que el accidente se produjese.

A pesar de que los fans deben aguantar unos pocos días más antes de descubrir si el plan de Jack funciona, la temporada no es un completo misterio:

  • Algunos favoritos de los fans desde la primera temporada, como Jack, Kate (Evangeline Lilly), Sawyer (Josh Holloway), Sun (Yunjin Kim), Jin (Daniel Dae Kim), Hurley (Jorge Garcia), Sayid (Naveen Andrews) y Locke (Terry O'Quinn) — o al menos alguien que se parece — y Claire (Emilie de Ravin) volviendo tras una temporada de ausencia.
  • Personajes muertos volverán, incluyendo algunos que se remontan al principio. Se han confirmado los regresos de Charlie (Dominic Monaghan), Boone (Ian Somerhalder), Michael (Harold Perrineau), Charlotte (Rebecca Mader) y Libby (Cynthia Watros), así como de Juliet (Elizabeth Mitchell) pese al incierto futuro tras el final de la temporada.
  • Habrá simetría con la primera temporada, en el tono, en la técnica narrativa y en el recuerdo de cómo eran los personajes, emocionalmente y de otras maneras, comparados a como son ahora. Al mismo tiempo, la serie intentará algo nuevo narrativamente, también.

Los productores dicen que la temporada 6 no serán tan desafiante como la 5, que nos trajo intrincados viajes en el tiempo.

"El año pasado era como un curso de graduado en física, y este año es un curso de humanidades", dice Cuse. "Para nosotros, lo importante este año es acabar bien las historias de los personajes. Hay preguntas significantes que responder, pero esperamos que la audiencia abrace la última temporada de esta serie pare ver lo que ocurre con esa gente".

La relación entre Jack y Locke, una dinámica central de "Lost" que comenzó como una cuestión de ciencia contra fe, será una de las situaciones que presenciaremos.

Los productores conocen el final hace tiempo, pero los miembros del cast dicen que no, lo cual les pone en la misma posición que los fans.

"Estoy más lejos que antes", dice Michael Emerson, quien interpreta al manipulador Ben. "Creía que cuando empezásemos a grabar esta temporada comenzaría a vislumbrar el final. Pero estoy más confundido ahora que antes de empezar".

Más allá de lo específico del final, lo que destaca de "Lost" es algo que lleva planeado desde 2007. Raramente una serie exitosa anuncia su final con tanto avance, pero los producotres querían fijarlo para contar bien la historia. Y es un final real, dicen que no habrá cliffhangers, spinoffs o películas por su parte.

"La serie necesitaba tener un final. Fue valiente por su parte hacer eso", dice Yunjin Kim. "Normalmente, las cadenas quieren prolongar las series lo más posible".

Tener un final ha permitido a los guionistas controlar el ritmo de la historia y decidir cuándo revelar las respuestas. Para ese final, "estamos soltando algunas de las cosas grandes", dice Damon Lindelof. "Sería un gran error esperar hasta los episodios finales de la serie para empezar a responder estas preguntas", dice, "porque la temporada entera está predicada en responderlas desde la premiere".

No prometen responder cada una de las preguntas que los espectadores puedan tener, pero están dispuestos a hacerlo con las grandes. La serie ganadora de los Emmy ha sido alabada y criticada por esa complejidad que le ha costado espectadores a lo largo de los años. Desde un pico en la primera temporada de 16 millones por semana, ha bajado hasta 11,3 de media en la quinta, pese a que lo hace bien en la franja jóvenes-adultos, y es una de las series que más ha cambiado de horario.

Daniel Dae Kim cree que aquellos que han aguantado se quedarán cerca para el final. "Es una de las ventajas de tener un punto de finalización definido. Una vez estás implicado y has hecho cinco sextas partes del camino, no queda tanto hasta la meta", dice.

Lilly dice que cree que "Lost" dejará un poderoso legado. "Espero y sospecho que con el tiempo quedará como una serie que sienta precedentes, que será la serie que cambió la televisión a principio del siglo 21. Veo nuestra serie junto a un grupo de programas muy estimados, como "Star Trek"".

Se siente diferente en el set porque es la última temporada, dice García. "En algún modo, es como el último año de instituto. Sabes que se acerca lo triste, pero hasta entonces ha sido muy divertido".

Pese a la tristeza, todos están de acuerdo en que es la hora.

"Después del piloto, la gente decía, "Venga, de verdad, ¿cuánto crees que va a durar esta serie?". Si yo hubiese dicho, unos 120 episodios, seis años, la gente se hubiese reido y nos hubiese llamado locos", dice Lindelof. "Pero ahora estamos viendo la luz al final del túnel, y se siente que ha sido la cantidad de tiempo exacta".

Gracias a Llegaron para quedarse