1 de febrero de 2010

LA 6ª TEMPORADA UN MISTERIO... INCLUSO PARA LOS ACTORES



El final se acerca. Es increíble lo que se puede conseguir cuando sabes que tus días están contados. Preguntádselo a Damon Lindelof y Carlton Cuse, co-creadores (junto a J.J. Abrams) co-escritores y co-productores ejecutivos de 'Perdidos', el thriller serial cargado de enigmas que comienza su sexta y última temporada este martes en la ABC.

¿Confusión o cierre? ¿Esperadísimas respuestas o más misterios enloquecedores? ¿"Lost" o, si me perdonáis por el chiste, "Found"? ¿O Quizá un poco de ambos? Sólo Lindelof y Cuse lo saben por seguro. Y no van a contarlo. No mucho.








Con seis episodios que quedan por rodar, ni siquiera los actores están seguros.

Pero nunca lo han estado. "Es cierto", confirma Michael "Ben" Emerson en la muestra a los críticos de TV. "Y es mejor en realidad, trabajando en esta serie, estar en la oscuridad e ir tanto tumbos. Es bueno no soportar la carga de los secretos".

"Realmente no queremos decir mucho", previene Cuse. "Obviamente hemos sido muy circunspectos sobre la seta temporada... principalmente por ese enorme cliffhanger..."

Ah, sí, el cliffhanger. "La premiere empieza justo tras la finale. Juliet golpea la bomba", revela, refiriéndose a la explosión atómica que (quizá) ocurrió al final de la pasada temporada. " Hay un flash blanco. ¿Qué pasó? Jack y Faraday teorizaban sobre que eso resetearía el reloj y el vuelo Oceanic 815 aterrizaría en Los Angeles. Si ella explota la bomba y algo más ocurre, como que quizá sigan encerrados en la isla..."

O no.

"Obviamente no responderemos cada pregunta", concede Cuse, "así que alguna gente se enfadará porque alguna pregunta particular quedase sin respuesta. Sentimos que si intentasemos responder todo, sería algo muy pedante..

"Aparte de eso, realmente abrazamos la noción de que hay un sentido fundamental de misterio en nuestras vidas. Ciertamente hay un enorme elemento de misterio en las vidas de esos personajes, y demistificar esointentando explicar todo al nivel de los midiclorianos sería un error", dice, en referencia a la explicación sobre los Jedis.

"Creo que será, con suerte, un sano cóctel de respuestas, misterio, buenas resoluciones de personajes, y algunas sorpresas".

"Habrá gente", concede Lindelof, "que dirá que es el peor final de la historia, pero, para equilibrar, mi madre dirá que es el mejor de la historia, aunque no entienda la serie".

Pero entonces, entender completamente "Lost" - si algo así es posible - ha requerido siempre una dedicación a largo plazo, así como un infinitamente optimista y a veces decepcionado salto de fe.

"Creo que el final más seguro que podríamos dar, sería el peor para la gente que ha gastado tanto tiempo y energía en ver la serie", dice Lindelof. "Ya sabes el final que es básicamente el que sería atractivo para más gente".

"Ahora, ciertamente todos esperamos que a la gente le guste el final que elegimos. Pero no creo que fuese "Lost" si no hubiese debate sobre si el final es bueno o malo. "

Dos pasos adelante, un paso atrás - enteramente apropiado para una serie que ha jugado rápido y libre con su línea temporal serializada.

Y es ese concepto narrativo el que les ha permitido mantener el misterio por tanto tiempo, algunas veces, hasta el más ardiente fan lo admitirá, mñas efectivemente que otras.

"Tenemos la última imagen de la serie desde hace tiempo", dice Cuse. "Desde que estábamos creando la mitología en la primera temporada. "

De hecho, "Lost" nunca pretendía realmente ir más allá de esos 13 episodios iniciales.

"Realmente, ya sabes, entre la primera y segunda temporada es cuando cocinamos la motología", confirma Cuse. "Sabíamos más o menos cuál era el final, pero segín te acercas, añades elementos".

A pesar de que tienen que acabar los últimos guiones de la serie, acabarlo en sus propios términos les ha permitido el lujo de trabajar en dirección a un clímax predeterminado y satisfactorio.

"Es un proceso divertido", dice Cuse, "porque tenemos el concepto de dónde acabaremos, pero aún queda el proceso de ejecutarlo. Aún queda el proceso de descubrimiento, particularmente a nivel de personajes, que entrará en juego mientras acabamos la serie".

"Obviamente, hay ciertos tipos de elementos mitológicos y arquitectónicos que están intactos para el final. Pero muchas cosas de los personajes se crearán sobre la marcha".

Ahora, inventarlo sobre la marcha fue lo que les metió en líos en la muy criticada tercera temporada. Pese a que finalmente consiguieron volver al camino recto, estuvo claro que sólo podían alargarlo un poco antes de empezar a dar respuestas.

Y para hacer eso, tenían que saber a dónde iban, y exactamente cuánto tiempo tardarían.

"Afortunadamente, hemos estado hablando del final desde que la cadena nos dio una fecha para acabar hace tres años", dice Lindelof. "Es un tremendo regalo que la cadena nos permitiese acabarlo".

"Así que realmente no tenemos excusa para decir otra cosa que no sea que este es el final que queríamos hacer, en los términos que queríamos hacerlo".

"Personalmente, siento una enorme gratitud. Vamos a llegar al final de una serie que a la gente aún le importa, y mientras aún nos queremos unos a otros, en vez de con gente diciendo "Ya era hora"."

Por supuesto, se trata de tiempo. Y misterio y mortalidad. Y destino y... bien, nadie lo dice... todavía.

Sólo una cosa es segura: Este es el principio del fin.

Gracias a Llegaron para quedarse