20 de enero de 2009

UN PAR DE HORAS CON LINDELOF Y CUSE



Si hay alguien que se preguntaba si la serie nominada al Emmy ha perdido su habilidad para conmocionar a su masiva audiencia, esa sensación se desvaneció cuando los productores ejecutivos, Damon Lindelof y Carlton Cuse, ofrecieron un nuevo episodio de la quinta temporada a un grupo de periodistas. Las imágenes se salían virtualmente de la pantalla y cuando el capítulo llegó a su increíble conclusión, la habitación se quedó en un silencio sepulcral. Y tras esa dramática introducción, Lindelof dijo: ¿alguna pregunta? Pues sí, ahora que lo mencionas...






¿Será más fácil de entender?
Con sus constantes viajes hacia adelante y hacia atrás en el tiempo, por no mencionar la densidad de las historias del pasado, Lost es muy complicado de seguir. Sin una hoja de ruta, ¿harán algo Cuse y Lindelof para hacer más accesible Lost a los espectadores normales? "Bueno, estamos con fármacos ahora", bromea Lindelof. "Eso es una parte importante". En serio. "Escribimos la única versión de Lost que sabemos cómo escribir", dice Lindelof. "Lost es una aventura serializada, y la audiencia que tenemos es la que tenemos. Eso quiere decir que nos encanta escuchar historias como: 'le hablé a mi amigo de Lost y pensó que era demasiado raro e impenterable para engancharse. Le di la 1ªtemporada en DVD, empezó a verla y ahora ya está a la misma altura que todos y pueden empezar a seguri la serie'. Eso puede pasar y pasa". Lindelof añade que no empezó a seguir Harry Potter hasta El Prisionero de Azkaban, desde donde volvió para leer los dos primeros libros. Y Cuse coincide con él. "Esperamos que, a medida que llegamos al final, la gente se una a nuestro viaje para las dos últimas temporadas. A medida que avancemos en la temporada, iremos aprendiendo muchas cosas sobre la historia de la Isla. Y esperamos que la gente lo vea". Tratar el tema de los viajes en el tiempo siempre es "problemático", admite Lindelof, pero resolver la historia es mucho más divertido para los espectadores. "No queremos que esta temporada, la penúltima, sea de transición. Vamos a tomar riesgos y si damos pasos en falso, los damos. Preferimos tomar riesgos que cumplir con las formalidades. Si, es muy complicado saber dónde está el límite. Ha sido muy duro para nosotros. Pero a la vez, estamos tratando de resolver muchas de las adivinanzas de la serie, y creo que lo hemos hecho bastante bien hasta ahora".

¿Cómo están de seguros los personajes secundarios de Lost?
Bastante seguros, según Lindelof. "La buena noticia es que ahora que sabemos que la serie tiene fecha de final, podemos hacer un montón de planes anticipados". Nestor Carbonell, por ejemplo, que interpreta a Richard Alpert, estará en la serie en un futuro inmediato. El año pasado, Carbonell estaba obligado por contrato a aparecer en el drama Cane. Si Cane hubiera renovado por una 2ª temporada, el personaje de Carbonell tendría que haber salido de Lost. Ahora que los productores saben que Carbonell está disponible, pueden escribir un argumento para el futuro del personaje, y los acontecimientos no deciden por ellos. "El beneficio de saber la fecha de finalización es que podemos asegurarnos a algunos actores y no encontrarnos en una situación en la que no están disponibles", dice Lindelof.

¿Los spoilers destrozan la serie?
Respuesta sencilla: sí. Mucha gente sabe cómo guardar un secreto, dice Lindelof, pero muchos bloggers están genéticamente pensados para volar las sorpresas. "Apreciamos mucho si tienes un blog y hablas del episodio que acabas de ver, si sólo das pequeños avances y no cuentas todo lo que está por llegar". Las audiencias de Lost no se ven afectadas ni de una forma ni de otra, pero al final son los fans los que lo pagan. Incluso aunque no se den cuenta en el momento. Y Cuse añade un ejemplo: "la gente que acudió a las webs con spoilers aprendió que la 3ª temporada tenía un flash forward. Bien. Cuando esa gente vio el episodio, creo que se perdieron el gran descubrimiento. Saber el final destrozaba el capítulo". "Hay mucha gente que quiere saber absolutamente todo lo que va a suceder antes de que pase, pero honestamente creemos que hay muchísimas más gente que no".

Ahora que el final está a la vista, ¿ha sido escrito ese final?
Lindelof da pistas para creer que sí. Saber cuando acaba Lost ha sido liberador para todos los que estamos metidos detrás de las cámaras. "Llegamos a un punto, al séptimo episodio de la tercera temporada, donde nos dimos cuenta de que estábamos pisando un área que nos arrastraba completamente. Supimos que teníamos un problema. En ese momento, teníamos que tomar una decisión. ¿Tendremos una fecha de final o la serie será cancelada en un año o año y medio? Básicamente, todos esos flash forwards, todas esas ideas con las que trabajamos ahora, son parte del final del juego".

Varios temas sobre la mesa:

  • ¿Spoilers sí/spoilers no? Obviamente, Lindelof y Cuse están en contra de los grandes spoilers. Pero si ellos fueran fans de Lost y no fueran sus responsables, no tengo tan claro que pudieran aguantar sin saber nada durante los largos meses de parón.
  • ¿La serie se beneficia de que tenga una fecha para finalizar? Sí. Sin ninguna duda. En cualquier travesía, es básico conocer el destino. Y para una serie cargada de sorpresas, misterios y giros argumentales, establecer un punto final es agua bendita.
  • ¿Hasta qué punto la serie tiene libertad para hacer y deshacer con sus personajes? Las obligaciones contractuales no benefician a Lost, que tiene tanta continuidad y tantos misterios alrededor de los personajes. El hecho de que 2010 sea la fecha límite, ayuda a atar en corto a los personajes esenciales, especialmente a esos secundarios que jugarán sus cartas en las últimas partidas.
  • ¿Lost puede ser fácil de entender algún día? No, por favor... uno de sus sellos es que debes volver a ver los episodios dos y tres veces para captarlos y otras dos para encontrar detalles. Y que no se pierda esa magia.

Gracias a TodoSeries