12 de enero de 2009

MICHAEL EMERSON HABLA PARA EL NEW YORK TV

¿Qué cambia para Ben en la quinta temporada?
Ahora trabaja en otro mundo, fuera de la Isla. Está menos seguro y menos fortificado, y tiene menos recursos. La trascendencia de sus acciones puede ser mayor por el factor desesperación y la necesidad de tener que improvisar. Tendrá que continuar con el trabajo de su vida o con su guerra o con su deber, sea lo que sea -que no estoy seguro de qué es.

¿Crees que la serie pierde fuerza ahora que algunos personajes están fuera de la Isla?
Creo que tenemos una definición más pequeña de la Isla que la que tienen los guionistas. Cuando la Isla desapareció, cualquier lugar se convierte en la Isla. Están jugando con la Isla como una imagen de algo, no como una Isla en sí. Allí donde vamos, la Isla viene con nosotros. (Risas) Creo que esto es la mejor definición de la temporada: hay un gran empeño en reunirnos de nuevo, intentar poner a todos los losties que ahora están separados, juntos otra vez.







Si pudieras hacerle a los guionistas una pregunta, ¿cuál sería la primera de tu lista? La gran pregunta que se hace todo el mundo: ¿qué está pasando en realidad? ¿dónde estamos realmente?

¿Ben está a menudo leyendo o citando a autores. ¿Te tomas el tiempo para leer los libros que aparecen?
No hay accidentes en el mundo de Lost, los libros están escogidos a conciencia. Esta temporada, hay una escena en la que estoy leyendo el Ulysses de James Joyce. Está en mi lista de libros para el invierno.

Llegaste tarde a la serie. ¿Te costó hacerte un hueco?
No mucho. Es un reparto muy unido. La serie tiene generaciones de actores -creo que yo soy de la tercera generación, donde también están Henry Ian Cusick y Elizabeth Mitchell. Pasamos tiempo juntos; nuestra experiencia es compartida, no somos uno de los adorables y originarios lost-aways. He pasado mucho tiempo solo en Hawaii, eso concuerda con mi personaje.

¿Qué series ves?
Battlestar Galactica que, como Lost, mezcla ciencia ficción, aventura y metafísica de una forma genial. Estaba encantado con Deadwood. Me encantan las series en las que el lenguaje no es sólo un medio de comunicación. Deadwood es más brutal que cualquier cosa que he oído en televisión, pero también es lo más lírico.

Fuente